BotonAmarillo
Publicidad
Publicidad

Manchas en los ojos de nuestras mascotas

Ver video

Las manchas café en el pelo debajo del ojo de nuestras mascotas es un problema de lagrimeo llamado Epífora. Estas manchas son frecuentes en los French Poodle, algunas otras razas de perros y los gatos persas,  que aunque creemos que es algo estético, en realidad es un problema en el drenaje de la lágrima hacia la nariz que provoca un lagrimeo constante, que como resultado va formando a los costados de los ojos una especie de costras acuosas grandes. Esto no solo es poco estético sino muy molestas para el perro, ya que por el lagrimeo constante, la piel llega a sufrir laceraciones e irritaciones crónicas que pueden llegar a ser severas.

La Epífora es la incapacidad del sistema naso-lagrimal para eliminar las lágrimas producidas, lo que produce un desbordamiento hacia la cara del perro produciendo una mancha en el pelo color café rojiza.

La Epífora puede presentarse por dos razones:

  • Por un aumento en la producción de la lágrima al punto de sobrepasar la capacidad de drenarlas.
    • Esto se da por estimulación directa de las glándulas lagrimales por factores diversos que irritan las corneas, la conjuntiva ocular o los párpados, produciendo dolor. Como por ejemplo un cuerpo extraño dentro del ojo, alergia o entropión (inversión del párpado hacia adentro produciendo una irritación en la cornea, esto se soluciona mediante intervención quirúrgica para evitar lesiones en la cornea).
  • Por la incompetencia mecánica del sistema naso-lagrimal para drenarlas, o sea el conducto se tapa y el sistema de drenaje deja de funcionar
    • Esta se puede dar por dos causas, como un problema congénito de bloqueos de nacimiento de los canales lagrimales o puede ser adquirido obstruyéndose inclusive por características del perro

Por ejemplo los French Poodle y los Chihuahuas presentan Epífora sin que necesariamente hayan tenido un aumento en la producción de la lágrima o alguna incapacidad para drenarlas, simplemente es que estas razas tienen órbitas oculares excesivamente planas, su fisonomía hace que no pueda recoger las lágrimas y estas salgan por la parte exterior del párpado. En estos casos los pelos cercanos al lagrimal actúan como brochas que absorben la lagrima y la dirigen al exterior, esto se puede corregir cortando el pelo alrededor del ojo.

Diagnóstico:

Para determinar el origen de la Epífora es necesario realizar un examen detallado para así conocer al momento exacto de cuándo comenzó a desarrollarse, realizando básicamente una exploración directa mediante una prueba llamada Schirmer

Tratamiento:

El tratamiento dependerá de la razón de la enfermedad. En algunas ocasiones es necesaria la cirugía, sin embargo en otros casos solo es necesario controlar el problema realizando lavados oculares con agua tibia.

En cualquiera de los casos debemos ser responsables con nuestra mascota y acudir al veterinario para evitar problemas oculares más severos, si la Epífora viene acompañada de cicatrizaciones excesivas o irritaciones.

Prevención:

Hay que prevenir y tratar de que agentes externos o físicos produzcan más irritación como por ejemplo:

  • evitar que permanezca afuera los días de viento, máxime si hay mucho polvo en el aire
  • que no saque la cabeza por la ventana del carro
  • mantener limpia la zona del ojo

Es importante consultar al veterinario ante cualquier duda.

Comentarios

No hay comentarios. ¡Lo invitamos a ser el primero! Utilice el formulario que se presenta más adelante.

Si lo que quiere es hacer una consulta, puede usar directamente el formulario de consultas.

Haga su comentario

  • requerido
  • Su E-mail no será publicado requerido