BotonAmarillo
Publicidad
Publicidad
1 comentario

Los Hamsters

El hámster es una mascota silenciosa, que no ocupa mucho espacio y que no requiere una atención excesiva.

 

Cómo elegir un hamster?

Cuando estemos en el pet shop tenemos que poner atención al aspecto del ratón, que será indicio de su estado de salud. Un hámster sano se mueve con agilidad y algo de nerviosismo, siempre atento al entorno. Su pelaje es esponjoso y uniforme, y sus ojos deben ser oscuros y brillantes.

Los hamsters, aunque viven más felices en compañía de otros seres de su especie, se adaptan fácilmente a la soledad. Aún así, es recomendable introducir juguetes en la jaula, como por ejemplo, una rueda, para que el Hamster se entretenga. Ellos corren entre 5 y 10 millas en la noche en su habitat natural y si no tienen una ruedita se frustrarán e intentarán escaparse. La ruedita debe tener el suelo liso para que no lastime las patitas del animal. Se le puede poner el cartón de los rollos de papel higiénico pues les encanta para esconderse y además les permite afilar sus dientes. Las galletas para perro también les ayudan para este fin.

Si se opta por una pareja, hay que estar conscientes de los inconvenientes: los roedores se reproducen con mucha facilidad y además, en muy poco tiempo. Por otra parte, durante la época de apareamiento el macho corre peligro, por lo que será necesario mantenerlo alejado de la hembra en una jaula aparte.

La edad de un hámster es un factor determinante a la hora de comprarlo, debido a su corta esperanza de vida, unos tres años. Es preferible llevarse a casa un ratón joven. Es conveniente y fácil conocer los signos que indican la edad de un roedor. Un hámster joven debe caber en la palma de la mano. Al mirar detrás de sus orejas, estas deben ser flexibles con una fina capa de pelo. Sus dientes han de ser finos, afilados y muy blancos.

El hamster pasa la mayor parte del día durmiendo. Sin embargo, hay una serie de síntomas que pueden indicarnos que están enfermos: Las secreciones de nariz u ojos nunca son buenas señales, y lo mismo ocurre con la humedad de la cola. Hay que recurrir al veterinario si el ratón presenta estos síntomas o costras de sangre en sus orejas, manchas en el vientre y pelaje poco denso.

Existen varios tipos de hamsters y de estos principalmente son los Syrian (los más comunes) y los Dwarfs o enanos que son los que parecen ardillitas. En general requieren de los mismos cuidados, aunque difieren en algunas cosas. Por ejemplo, los hamsters normales son muy territoriales y pueden llegar a pelear a muerte si se les mete en la misma jaula con un compañero, en cambio, los hamsters enanos parecen convivir bien en parejas o grupos de hasta 4 animalitos.

 

El hamster no es una mascota ideal para un niño menor de 7 años, ya que son animales nocturnos y al no coincidir con el horario de los niños pueden generar frustraciones tanto en el niño como en el animal (pues el Hamster no puede dormir y le molesta que lo perturben en el día).

 

Necesitan de espacio suficiente para moverse libremente, y su jaula debe limpiarce y desinfectarse por lo menos 2 días por semana. Es importante limpiar también todos los rincones de la jaula. Los hamsters se meten la comida en los cachetes y la esconden para comérsela luego. A veces esta comida se pudre y puede hacerle enfermar después al ratón. Es importante limpiar estos escondites

 

El hamster debe disponer de agua todo el tiempo, ya sea en una botellita dispensadora o en un recipiente (el recipiente debe ser lo suficientemente pesado como para que el hamster no logre voltearlo).

 

– No se les debe dar comida de la casa, ni chocolates, ni galletas, ni arroz, ni carne, ni ninguna comida cocinada para seres humanos.

 

– Al principio los hamsters pueden ser reacios a ser cargados y pueden morder si uno los obliga. Para entrenarlos aliméntelo con sus dedos y luego desde su mano, cuando el hamster se suba a su mano empiece cargándolo cerca a sus piernas (a veces se asustan y se lanzan al vacío) hasta que el hamster ya tenga confianza. Es importante no despertarlos, pues se ponen de mal humor y son mucho más propensos a morder.

Recuerden que los mayores enemigos de un hamster son la humedad (hay que mantener la casita limpia y seca) y la falta de cuidado dental (los hamsters siempre deben poseer semillas de girasol, barras en la jaula, cartón o algo para afilarse los dientes, pues estos crecen continuamente durante toda su vida).

Comentarios

Este espacio es para hacer comentarios sobre el artículo. Si desea hacer una consulta, utilice el formulario de consultas.

  1. JECS dice:

    Muchas gracias, muy buenos consejos, yo no he tenido hamster desde que estaba en la escuela, ya hace muchos años, pero se me metio el agua por tener otro y como mascotas son geniales.

Haga su comentario

  • requerido
  • Su E-mail no será publicado requerido