BotonAmarillo
Publicidad
Publicidad

La depresión en los perros

 

Todos sabemos y notamos que indiscutiblemente los perros tienen emociones como nosotros y cuando viven momentos felices o situaciones difíciles, podemos notar cambios en sus estados de ánimo.

Un perro puede caer en depresión a causa de un cambio drástico en su vida como:

  • la pérdida de un perro compañero; ya sea su compañero de vida en casa, o su mejor amigo en el vecindario
  • después de la pérdida de un familiar humano; ya sea por fallecimiento, mudanza o separación
  • después de una experiencia negativa y/o traumática.

Al igual que en el humano, la depresión va de moderada a severa.

No existen razas específicas propensas a la depresión. Cualquier perro la puede sufrir, aunque existen algunos perros como los adoptados en albergues, que son muy sensibles y más propensos a padecerla.

Los especialistas han desarrollado la teoría de la receptividad sensitiva para comprender la depresión en los animales, y esto explica que muchas de las depresiones en los perros tienen mucho que ver con sus propietarios.

Existen dos tipos de depresiones, la endógena y la exógena.

La endógena: es de origen genético, es decir, no existen motivaciones externas.

La exógena: quizás la más importante, es consecuencia directa del entorno y puede estar motivada por múltiples causas.

Los síntomas de depresión en el perro son:

  • la apatía general
  • falta de respuesta ante estímulos gratificantes.
  • somnolencia
  • inapetencia
  • sed excesiva, etc.

Algunas causas de depresión son:

  • Situaciones de aburrimiento: Perros sin ningún estimulo, la inactividad mental puede desencadenar en un estado de apatía y letargo psicológico.
  • Reclusiones solitarias: Produce mucha frustración, perros con ladrido rítmico.
  • Familias desorganizadas: Ante un desorden doméstico, no es recomendable la compañía canina, la ausencia de hábitos en la vida del perro, puede producirle un desajuste funcional.
  • Ansias de compañía: Perros que se quedan mucho rato solos, alteran su comportamiento, incluso pueden desarrollar comportamientos neuróticos.
  • Falta de afecto: Una disminución en la dosis de afectividad, será, sin duda, traumático para cualquier perro.

Algunos consejos para ayudar al perro a salir de la depresión:

•          Mantén su rutina al máximo: mismo horario de comida, de paseo y de juego. Esto lo ayudará a sentirse seguro y relajado, evitando tenga sentimientos de incertidumbre.

•          Juega más tiempo con él y anímalo.

•          Llévalo a pasear con mayor frecuencia.

•          Proporciónale juguetes nuevos y diferentes.

•          Llévalo a convivir con más perros.

 

Comentarios

No hay comentarios. ¡Lo invitamos a ser el primero! Utilice el formulario que se presenta más adelante.

Si lo que quiere es hacer una consulta, puede usar directamente el formulario de consultas.

Haga su comentario

  • requerido
  • Su E-mail no será publicado requerido