BotonAmarillo
Publicidad
Publicidad

El uso correcto de las pipetas en perros y gatos

Las pipetas para combatir pulgas y garrapatas es un concentrado líquido de un antiparasitario listo para el uso (no hay que diluirlo) y para la administración tópica (es decir sobre la piel). Comercialmente se les denomina pipetas, a veces tubos u ampollas. (TOMA DE DIFERENTES PIPETAS)

Popularmente, muchos dueños de mascotas hablan de vacunas contra las pulgas, garrapatas, piojos, etc., pero de hecho se refieren a las pipetas. Estas se aplican en el lomo de la mascota donde no se puedan lamer y no se deben mojar en los próximos 3 días hasta que el líquido hace efecto . Una vez aplicado el producto, la sustancia activa se distribuye por todo el cuerpo del animal a traves de la grasa del pelo y la piel, llegando a depositarse en los folículos de la grasa .  (TOMA DE APLICACIÓN DE PIPETA)

Para una buena administración hay que asegurar que el lomo de nuestra mascota no esté excesivamente cubierto de suciedad o mojado, pues el producto aplicado así podría no extenderse correctamente por el cuerpo del animal, o podría simplemente escurrirse y caer al suelo. Lo ideal es aplicarle la pipeta a nuestra mascota con el pelo sucio por la afinidad del producto con la grasa.

Las pipetas tanto para perros como para gatos, vienen en diferentes tamaños, según el peso del animal, por eso la diferencia de volumen y de concentración del producto. (TOMA DE DIFERENTE TAMAÑO DE PIPETAS)

Es importante señalar que las pipetas para los perros y los gatos son diferentes. No puede aplicarse una pipeta de perro a un gato , porque esto podría tener resultados mortales. Por eso cuando se compre una pipeta para nuestra mascota es importante recalcar para qué tipo de mascota es.

Las pipetas para los perros son de uso exclusivo en caninos, ya que contienen sustancias que son altamente toxicas en gatos como los piretroides. (TOMA DE PERSONA PONIENDO PIPETA A GATO)

Los piretroides son absorbidos por vía cutánea, mucosa u oral. Tanto las pipetas con piretroides, como ciertos aerosoles garrapaticidas producen un cuadro de intoxicación en el gato.

Los signos que producen en el gato son temblores, incoordinación, exagerada respuesta a estímulos, desorientación, convulsiones, parálisis, depresión, flaccidez, coma, llegando a la muerte. Estos compuestos no tienen un antídoto específico, por lo que la recuperación muchas veces es sumamente difícil y no siempre tiene éxito el tratamiento que se instaure.

Una pipeta se le puede aplicar a nuestras mascotas, 1 vez al mes para el control de garrapatas y cada 3 meses para el control de pulgas.

Comentarios

No hay comentarios. ¡Lo invitamos a ser el primero! Utilice el formulario que se presenta más adelante.

Si lo que quiere es hacer una consulta, puede usar directamente el formulario de consultas.

Haga su comentario

  • requerido
  • Su E-mail no será publicado requerido