BotonAmarillo
Publicidad
Publicidad

El gato como mascota y sus requerimientos

El gato es un animal de conducta felina: astuto, cazador, elegante y con un encanto muchas veces poco conocido. La raza o procedencia apenas influyen en su carácter. Siempre será independiente y con un alto grado de curiosidad. Es por eso que elegir un gato como mascota no depende solo de decidir la raza, es conveniente reconocer su comportamiento a nivel individual. De esta forma, podremos tener claras nuestras obligaciones y sabremos cómo será compartir nuestro hogar con él.

Hoy en día el gato figura como uno de los mejores animales de compañía, sobre todo en la ciudad. Cómodos de tener, requieren únicamente el espacio de cualquier hogar. Son animales limpios y se adaptan a su propietario, ya se trate de una persona joven y solitaria, de una persona mayor que pasa muchas horas en casa, o de niños, siempre que se muestren cariñosos con ellos.

Los gatos castrados pueden vivir dentro de la casa saliendo al jardín sin peligro de que escape en busca de pareja, sin embargo si el gato no está castrado, es preferible restringirle la salida al exterior, evitando así que escape y muchas veces regrese lastimado por otros gatos.

Para su tenencia se recomienda:

• Alimentación: alimentarlos dos veces al día con alimento especial para gatos, ya que ellos tienen requerimientos especiales y diferentes a los perros como la Taurina.

• Aseo: en general los gatos son animales bastante limpios, ellos mismos se asean. No necesitan ser bañados a no ser que requieran de algún tratamiento.

• Temperaturas y Ambiente: no se debe dejar amarrado o encerrado, se le debe permitir que acceda a ambientes gratos en temperatura y humedad, con sombra y agua fresca.

• Juegos : los gatos son mascotas muy perceptivas de la atención y cariño de los humanos y requieren de buenos tratos. Se puede estimular el juego utilizando juguetes especiales para gatos o con la luz de un foco en la pared.

• Ambiente: esta mascota debe tener un lugar propio en la casa, donde este su cama y sus platos y tenga  la libertad necesaria para deambular.

• Identificación: deben andar siempre con un collar que los identifique, siempre que sean collares especiales para gato con cierres de seguridad.

• Zonas rurales: hay que considerar que los gatos en zonas rurales tienen acceso a ingerir roedores, por lo cual no es adecuado mantener un contacto tan estrecho con ellos, más aún en el caso de los niños pequeños.

• Deposiciones: se debe mantener una caja o litera con arena para que defeque, las deposiciones deben ser retiradas diariamente y la litera se debe de ubicar en un lugar tranquilo.

• Educación: el gato debe respetar al amo, si se detectan conductas poco habituales como enojo, celos, intolerancia u otros, se debe consultar al veterinario.

• Caídas: los gatos tienen un muy buen equilibrio, pueden caer de grandes alturas, siempre y cuando lo hagan sobre las cuatro patas. No es adecuado exponerlos a riesgos de caídas imprudentes.

• Cuidado de las uñas: para mantener gatos dentro de un hogar en algunos lugares se realiza la extracción de uñas, como una medida de evitar que rompan muebles, lo cual no es recomendable en nuestro medio. Una forma de evitar esta medida es comprar “rascadores” que se venden en el comercio, estos están cubiertos con alfombra de lana natural y son preferidos por los gatos para el rasquido. Existen corta uñas especiales para gatos, pero para su uso se requiere la asesoría.

Control Sanitario de gatos:

Al igual que los perros, los gatos deben vacunarse desde una edad temprana. Se recomienda comenzar a los 3 meses o 12 semanas. En esa edad se administra una vacuna que se denomina Triple Felina, que los protege contra tres virus: panleucopenia felina, herpes y calicivirus, se administra una segunda dosis los 30 días de la primera.

A los 5 meses de edad se recomienda vacunar contra Leucemia Infecciosa Felina, enfermedad de etiología viral que no tiene riesgo de contagio para los humanos.  Al igual que en los perros, se recomienda vacunar contra la rabia a los 6 meses de edad, con refuerzos anuales y de por vida.

El control de parásitos se inicia a los 30 días y se repite con cada vacunación, luego se debe de realizar cada tres meses.

Comentarios

No hay comentarios. ¡Lo invitamos a ser el primero! Utilice el formulario que se presenta más adelante.

Si lo que quiere es hacer una consulta, puede usar directamente el formulario de consultas.

Haga su comentario

  • requerido
  • Su E-mail no será publicado requerido